Monday, March 24, 2014

SOBRE EL CIERRE PARCIAL DE LA L-12 DEL METRO D.F.

-Tatuaje del centro de D.F. Acá otros-

El cierre de más de la mitad de la Línea 12 (L-12) del Sistema de Transporte Colectivo Metro del Distrito Federal (Metro) no sólo afecta directamente a por lo menos  32,191,978 usuarios, sino que afectará la economía de la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM). Al mismo tiempo, es otraevidencia de un modelo de movilidad urbana agotado.

La noche del pasado 11 de marzo, el Gobierno del Distrito Federal (GDF) informó el cierre, por al menos los siguientes 6 meses, de 11 de las 20 estaciones de la L-12 del Metro que corresponden al tramo Atlilco-Tláhuac. Hasta ahora ha afectado a más de medio millón de usuarios, quienes ven incrementarse hasta tres veces su tiempo habitual de recorrido. Si bien el número de afectados no es considerable si lo comparamos con el total de usuarios del Metro y de habitantes de la ZMVM, las repercusiones socioeconómicas se acumularán conforme pase el tiempo de reparación.

Para poder dimensionar el impacto total del cierre de la L-12 vale la pena tener en cuenta lo siguiente: El DF y 60 municipios del Estado de México conforman un área metropolitana (llamada ZMVM) que  está funcionalmente integrada. No de una forma “óptima”, pero sí de una que ha permitido la interacción social y económica en el día a día durante mucho tiempo y la permitirá al menos en el mediano plazo, es decir, “funciona”.


El texto completo en Dinero en Imagen.

Sunday, March 23, 2014

INICIATIVA PARA ANTIDOPING OBLIGATORIO A ESTUDIANTES MEXICANOS.

Apareció primero en La Jornada Aguascalientes dentro del suplemento /Autonomía 85 del 9 de marzo de 2014.

La senadora María Cristina Díaz del Grupo Parlamentario del PRI, presentó la Iniciativa de Decreto para reformar la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; Ley General de Educación; Ley General de Salud, y la Ley general de Cultura Física y Deporte, para Desarrollar Programas Escolares de Prevención y Protección a Jóvenes con Trastorno Alimenticios o Adicciones. Dicha iniciativa pueden consultarse en el portal web que aparece más abajo.



Parte de dicha Iniciativa incluye que se realicen pruebas antidoping a estudiantes mexicanos de 17 a 24 de forma obligatoria. La exposición de motivos carece, entre cosas, de una correcta interpretación de lo que sabemos en sobre consumos de drogas en México, algunos son:

  1. La propuesta va encaminada a estudiantes mexicanos, sin embargo se basa en datos de la Encuesta Nacional de Adicciones 2011. Por su metodología la encuesta se realiza en hogares (no incluye población en situación de calle, ni prisiones) pero que un joven viva en un hogar no indica que curse algún programa de educación, por lo que para el caso de la iniciativa los datos estarían sobrestimados.
  2. Hace referencia a que la prevalencia más alta de consumo se encuentra en la población de 18 a 34 años, que es del 2.8%. Aquí encontramos dos errores a) Por la composición demográfica es natural que esa sea la población con mayores prevalencias en lo que sea que se mida. b) No indica que ese valor se refiere a la prevalencia del consumo total de drogas, incluyendo legales. Si analizamos los aumentos de prevalencia de drogas legales (tabaco y alcohol) contra el de drogas ilegales, son las drogas legales las que más aumentaron su consumo. Por lo que la iniciativa, en todo caso, debería enfocarse a drogas legales.
  3. Una prueba antidoping para la detección de 3 drogas tiene un valor comercial de casi $200, y una de detección de 5 drogas es de casi $400. Lo que tampoco se menciona en la iniciativa, ni hace un estimado de costos que requeriría llevar a cabo dichas acciones.

Peor aún, la iniciativa surge en un momento en que sabemos que el prohibicionismo de drogas ha fracaso en México y el mundo. Y que es ahora cuando las iniciativas para avanzar en la legalización de la marihuana tienen importantes avances, y el apoyo de representantes del PRD, PAN, PVEM, PT, MC y NA (véase el /Autonomía anterior).

La A.C. Espolea (www.espolea.org) es una organización multidisciplinaria de jóvenes universitarios que lucha por el empoderamiento de la juventud. Envío el 3 de marzo una carta abierta a la senadora, en que sobresalen los siguientes puntos:

1. Sobre la efectividad de las pruebas antidoping propuestas. En la búsqueda de políticas de prevención del uso y abuso de drogas entre jóvenes y adolescentes, el factor primordial de selección de estrategias debe ser responder a los problemas y necesidades de determinado grupo o población. Realizar pruebas antidoping a jóvenes como medio de prevención (a través de la disuasión) del uso de drogas y para combatir las adicciones ha sido reconocida una práctica poco exitosa de prevención. [1] Diversos estudios realizados en torno a la efectividad de este tipo de acciones han demostrado que éstas no previenen, ni inhiben, el uso de drogas entre las y los estudiantes.[2]


2. Sobre la universalidad y alcance de la propuesta. Según la Encuesta Nacional de Juventud del 2010, la población entre 16 y 23 años es de 17 millones de personas. De éstas, sólo 8 millones estudian.[3] Por ello, la propuesta además de ineficiente, es de poco alcance. Su universalización sería, sin embargo, sumamente cara y se desaprovecharían escasos recursos de los sistema de salud y educación en mecanismos que no logran sus objetivos de manera eficaz y eficiente[4].

3. Ambientes de desconfianza generan menor acceso a la información. Asimismo, estas prácticas alejan a los estudiantes de los planteles escolares y tienen efectos negativos en la confianza entre alumnos y docentes –y consecuentemente en la formación del estudiantes.[5] La aplicación de pruebas antidoping genera ambientes de desconfianza entre los estudiantes y el personal de las escuelas, lo cual suprime canales de comunicación entre los estudiantes.[6] Acciones como la propuesta disminuiría las posibilidad de crear un ambiente positivo y de confianza en escuelas preparatorias y universidades.[7]

4. La diversidad detrás del uso de sustancias psicoactivas. Las pruebas antidoping no distinguen por sí mismas entre la amplia diversidad de razones para utilizar drogas, ni las formas de consumo. Encuestas realizadas en el Distrito Federal indican distintas razones por las cuales las y los jóvenes mexicanos utilizan sustancias psicoactivas, y distinguen usos experimental, ocasional, regular o frecuente.[8][9] La medida propuesta únicamente determina el uso positivo o negativo de una sustancia, sin reparar en las razones y/o periodicidad, dos factores fundamentales para poder valorar un posible uso problemático de drogas.

5. El cambios de sustancia de preferencia por parte de las y los jóvenes. El día de hoy, el 1.3% de los jóvenes de 12 y 17, y el 1.9% de los jóvenes entre 18 y 34 años utilizan cannabis.[10] Si bien existe un policonsumo reportado en este uso[11], la aplicación de pruebas antidoping podría generar un “efecto globo” en la preferencia de sustancias por parte de jóvenes estudiantes. Investigaciones realizadas en la Universidad de Glasgow han demostrado que la sobre-concentración de medidas persecutorias en drogas perceptibles por pruebas antidoping en un periodo más amplio (como la marihuana), podrían alentar el tránsito a preferencias de consumo por drogas que se eliminan del organismo de manera más rápida (como la heroína).[12]


Finalmente, nos parece importante resaltar que la aplicación de pruebas antidoping obligatorias representa una invasión de privacidad, intimidad y de la vida de las y los jóvenes y adolescentes, y fomenta la discriminación. La propuesta violenta los derechos de niños y adolescentes según lo establecido en el Artículo 16 de la Constitución Mexicana[13], en laLey para la protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes, en la Convención de los derechos del niño, así como la Declaración Universal de los Derechos Humanos[14] y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos[15]. Para responder efectivamente al fenómeno de las drogas, cualquier política pública que impulsemos debe partir de evidencia científica, un enfoque de salud y un marco de derechos humanos. Esperamos que lo aquí expuesto contribuya a desistir su iniciativa”.


¿Seguimos apoyando políticos y partidos que gobiernan sin siquiera conocer o atender evidencia científica (no solo en temas de drogas) o como sociedad civil actuamos para cambiar esto?



[1] Joseph Rowntree Foundation. Review Highlights lack of evidence to support random drug-testing in schools [En línea] Disponible en: http://www.jrf.org.uk/publications/random-drug-testing-schoolchildren. Revisado 25 febrero, 2014.

[2] L. Johnston et al. Drug Testing in Schools: Policies, Practices, and Associations With Student Drug Use. 2003. University of Michigan, Institute for Social Research, Ann Arbor.
http://www .rwjf.org/research/researchdetail.jsp ?id=1234&ia=131 


[3] Subsecretaría de Educación Superior (2010) Encuesta Nacional de Juventud, 2010.


[4] Barra, A. DDT: La prevención que funciona para las drogas. Espolea [En línea] Disponible en: http://www.espolea.org/uploads/8/7/2/7/8727772/ddt-laprevencionquefunciona.pdf. Revisado 3 marzo, 2014.


[5] Barra, A.; Joloy, D. (2011) Visión Joven, Niños: Las víctimas olvidadas en la guerra contra las drogas de México. Espolea [En línea] Disponible en: http://www.espolea.org/uploads/8/7/2/7/8727772/vj-barra-joloy.pdf. Revisado 2 marzo, 2014. 


[6] Joseph Rowntree Foundation (2005) Random Drug Testing of Schoolchildren: A shot in the Arm or a Shot in the Foot for Drug Prevention? York ´Publishing Services.


[7] NPR. Drug Tests Don’t Deter Drug Use, But School Enviroment Might [En línea] Disponible en: http://www.npr.org/blogs/health/2014/01/14/262466903/drug-tests-dont-deter-drug-use-but-school-environment-might. Revisado 27 febrero, 2014.


[8] Zamudio, Carlos (2013) Los mercados de drogas ilícitas de la Ciudad de México. Cuadernos CUPHID, Año 3, Núm. 3, marzo – agosto 2013. 


[9]Op. Cit. Joseph Rowntree Foundation


[10] Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz; Instituto Nacional de Salud Pública;
Secretaría de Salud (2012) Encuesta Nacional de Adicciones 2011, Drogas ilícitas [En línea] Disponible en: http://www.conadic.salud.gob.mx/pdfs/ENA_2011_DROGAS_ILICITAS_.pdf. Revisado 3 marzo, 2014. 


[11] Op. Cit. Zamudio, Carlos. 


[12] Ibíd. 


[13] […] Toda persona tiene derecho a la protección de sus datos personales, al acceso, rectificación y cancelación de los mismo, así como manifestar su oposición, en los términos que fije la ley […]”


[14] Artículo 12. 


[15] Artívuo 17.

Tuesday, March 4, 2014

LA RECETA TRENT REZNOR

Si les gusta Nin Inch Nail y/o How to Destroy Angels, pues después de esto ya no les va a gustar.

Saturday, March 1, 2014

¿HAY UNA INICIATIVA DE MARIHUANA LEGAL EN D.F.?

Apareció primero en La Jornada Aguascalientes dentro del suplemento /Autonomía 84, del 23 de febrero de 2014.

Sobre ese par de iniciativas se desató un debate interesante (y peculiar) en Animal Político, primero Alejandro Hope criticó la iniciativa, Arturo Rocha respondió y después el propio Alejandro Madrazo también respondió. Los tocayos también discutieron en twitter pero creo que es mejor quedarse con el debate bloguero. 

Javier Romero escribió sobre el nulo conocimiento sobre marihuana de las autoridades de salud pública en México.



Formalmente el prohibicionismo de drogas a nivel mundial inició con la Convención Única de Estupefacientes en 1961, y la Guerra a las Drogas en 1971 por el gobierno de Richard Nixon. En México, durante el gobierno del General Lázaro Cárdenas, las drogas (no solo la marihuana) fueron legalizadas con buenos resultados en materia de seguridad y salud pública, sin embargo por el contexto político de la Segunda Guerra Mundial y la histórica dependencia económica con USA, se regresó al modelo prohibicionista.

A partir de entonces en México adoptamos el modelo prohibicionista y de guerra a las drogas dictada desde USA, de una forma totalmente acrítica por parte de los políticos. Es hasta el pasado 13 de febrero que se dio a conocer en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), la Iniciativa para la Reducción de Riesgos y Daños en el Aprovisionamiento y Uso de la Cannabis” (IRRDAC) presentada por el Diputado local Vidal Llerenas y el profesor-investigador de CIDE Alejandro Madrazo. La iniciativa no pretende legalizar la marihuana pero sí diferenciar a los consumidores de los distribuidores, y alejar a los primeros de los riesgos de ingresar en mercados negros para comprar marihuana. A nivel federal también presentaron una iniciativa con Fernando Belaunzarán, diputado federal del PRD y el Senador Mario Delgado, que busco regular la marihuana para usos medicinal y terapeútico.


Antes de continuar debemos preguntarnos ¿A nivel mundial falló el prohibicionismo de drogas? La reciente legalización para usos recreativos, no solo medicinales, de la marihuana en dos estados del país impulsor de dicho prohibicionismo es la mejor muestra de que sí. Pero México no es USA ¿En México falló el prohibicionismo de drogas? También, y eso se puede demostrar de varias formas, las dos más sencillas son el número de homicidios durante la guerra a las drogas del sexenio de Felipe Calderón pasó de 10,452 en 2006 a 27,213 en 2011; y el nivel de prevalencia de consumo de marihuana que pasó de 0.6 en 2002 a 1.2 en 2011:

Fuente: INEGI


Fuente: Encuesta Nacional de Adicciones, 2011.


Esto demuestra un rotundo fracaso del prohibicionismo de drogas en México. Además hoy sabemos que el consumo de alcohol es más dañino que el de crack, y el de tabaco es más dañino que el de marihuana.

La preocupación por el tema no solo ha nivel de consumidores ha aumentado, en 2005 la marcha por la legalización de la marihuana reunió a poco más de 300 personas en el Parque México, en la Condesa (D.F.), para 2013 esa marcha reunió a más de 4,000 personas en el Monumento a la Revolución y hacían suyas las voces de más personalidades en pro de la legalización, como el exsecretario de gobernación Fernando Gomez Mont, Pedro Aspe exsecretario de Hacienda y Juan Ramón de la Fuente exrector de la UNAM.

Dado que en el D.F. no se puede legalizar el consumo de marihuana por ser una competencia federal. La IRRDAC propone un Sistema para la Reducción de Riesgos con lo que se da prioridad a la persecución de nacrotraficantes y no de consumidores, sistemas de información destinados a usuarios y potenciales usuarios. Y la creación del Instituto para la Prevención y Atención de las Adicciones de la Ciudad de México que regularía los puntos de aprovisionamiento de marihuana y del control sanitario de los mismos.

La propuesta para marihuana del D.F. no va en contra de la legislación federal, es en realidad una propuesta para, de forma inmediata, reducir los daños de la actual política prohibicionista mientras que se logran avances de legalización/regulacipón de drogas a nivel nacional. Tal como la misma iniciativa presentada a la ALDF lo dice, pretende “gradual y escalonadamente construir un camino para una mejor regulación de las drogas ilícitas”.

Entonces, la IRRDAC es un paso muy importante para pasar el problema de las drogas de un tema de seguridad pública, a uno de salud pública. Lograr eso significaría prácticamente erradicar los siguientes problemas de seguridad pública:

Las autodefensas. Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos existen grupos de autodefensas en al menos 106 municipios de 11 estados de México, principalmente Michoacán, Guerrero y Chiapas. Si ha dicha información se le aplica un poco de análisis estadístico-espacial con una prueba I de Moran, encontramos las autodefensas tiene una concentración geográfica importante y es posible identificar clusters:


La información más importante a la que nos lleva el mapa es que, “la concentración de eventos que observamos nos es producto de aleatoriedad”. Es decir, la formación de grupos de autodenfesas en los municipios mexicanos es causada por condiciciones propias del territorio, como grupos criminales, fuerzas públicas corruptas o incapaces.

Sobreproblación carcalaria. A nivel federal una legalización de la marihuana que permitiera excarcelación, reduciría a la mitad la tasa de sobrepoblación penitenciaria federal, condenados por delitos como posesión de drogas (no narcotrafico como tal).

Fuente: Rocha, Arturo (2013) Marihuana y prisiones: una réplica a Alejandro Hope.

Estos problemas de seguridad pública son sumamente graves a nivel nacional, sin embargo el gobierno federal les da una importancia menor. Una forma de saber el peso que le dan los políticos a ciertos temas es por sus discursos, entre el 1 de diciembre de 2012 y el 10 de febrero de 2014, Enrique Peña Nieto prinunció 345 discursos que fueron analizados por Víctor Manuel Sánchez estudiante del doctorado en Políticas Públicas del CIDE y miembro de Causa Común. El análisis de Victor Sánchez muestra que a pesar de Peña Nieto menciona 569 veces, en 168 discursos la palabra seguridad (el 48.6%) en el contexto en que lo hace, se refiere a seguridad pública 395 veces en 96 discursos (el 27%) utilizando estribillos prefabicados, mientras que en 4 dicursos la seguridad pública es el eje central (4%). Contrariamente “desarrollo” se menciona 1,1613 veces; “presidente” 1,141 veces; y “reforma” 926; lo que un desinteres claro por temas de seguridad pública y una tendencia a un presidencialismo reformista de corte neoliberal, parecido al de Salinas.

Así como surgieron autodefensas, surgieron otras manifestaciones de la sociedad civil en respuesta a los niveles de violencia, muchas de las cuales han tenido eco gracias a la cada vez menor libertad de expresión y capacidad de protesta pública en México. Pero esa relativa libertad y capacidad se ve recientemente en riesgo, por ejemplo otro intento de controlar y censurar internet es la ahora llamada Ley AMPROFON y la violencia policiaca a periodistas y civiles.

Esto último es particularmente raro, pues dadas las recientes protestas en Venezuela algunos políticos mexicanos han hecho críticas incoherentes. Después de los intentos de golpe de Estado a Chávez, el gobierno abrió otras opciones de grupos armados además del ejercito como la milicia bolivariana, colectivos, entre otros. Algunas de esas fuerzas armadas disparan balas gomas a los manifestantes, esos que han salido en los medios en los últimos días y que su represión ha sido usada como bandera ideologica por grupos opositores demócratas y de derecha.

Como Felipe Calderón dijo el pasado 14 de febrero en su cuenta de tuiter “Que pena Venezuela. Se dispara sobre jóvenes y ahora se persigue a quien se manifiesta. El único crimen es criminalizar la protesta” https://twitter.com/FelipeCalderon/status/434469106180706304 pero fueron sus cuerpos policiacos los que criminalizaron y reprimieron violentamente las protestas de 1 de diciembre de 2012, cuando entregó la presidencia. Parece que se olvida que en México también se usan balas de goma, como la que el 25 de enero mató a Kuykendall, y que aquí el derecho a la protesta pública puede desaparecer si avanza la llamada Iniciativa Sotomayor (no estoy justificando ni apoyando la represión a civiles en ningún país).

Entonces, la cuestión central no es si se avanza en legalizar o no una droga que es menos dañina que las ya legales, la es cuestión es si reducimos los costos de seguridad pública (entre muchos otros) que significa ese prohibicionismo.

En asuntos locales, ya pasaron más de dos semanas de que el Secretario de Seguridad Pública del Municipio de Aguascalientes, declarara que parte de las estategias del Mando Único para la seguridad de la ciudad incluía considerar como sospechosos a quienes estuvieran tatuados. En esas dos semanas algunos funcionarios, incluidos el Presidente Municipal Antonio Martín del Campo, declararon que en el municipio no se discrmina por tatuajes, pero en ningún momento hubo una comunicación oficial por parte del Mando Único sobre que no se criminaliza a personas tatuadas. Así, el PAN parece seguir las tendencias conservadoras que han manifestado en otros estados como Guanajuato.